Ya la rueda está girando. Es a todo o nada.

Confiaste en tu instinto y saltaste sin red.

Y al abrir despacio los ojos, ves un campo de flores, de música y poesía, y una puerta…

Un puerta hacia la libertad.

Días vertiginosos, de ansias de beber el mundo de un sólo trago.

Suena Vicentico y dice: “Esto es pequeño, comparado al despertar que va a venir”

*.*

Categorías: Mi viaje

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad