fbpx

Hoy a la siesta casi me duermo con la Mishkila… 
Estaba tan lindo el solcito que entraba por la ventana… 
Pero me había propuesto terminar hoy de escribir mi proyecto de Taller que ya les voy a contar y además… no duermo siesta ni un domingo después de un asado!

Pero claro, había hecho lo que no se tiene que hacer con el orden de tareas del día.

Desde las 6:30am que desperté estaba haciendo “cosas que tenía que hacer” y había dejado para el final, la que más requería mi concentración, creatividad y esfuerzo mental.
Y obviamente la más alineada con mis objetivos. 
Cuando ya tenía la batería cerebral con una sola rayita.
Bueno, la #mateaprendida de hoy para compartir es esa.
Cuando arrancás el día, después del desayuno, que tenés todas las rayitas porque estás descansadx y con energía plena es cuando tenés que hacer esas cosas importantes que requieren todo de vos, las más creativas.
Y siempre de a una a la vez
Y no más de 4 importantes por día (anotalas)
Después, si querés, podés seguir con el resto.
Y para recargar la batería: oxígeno y glucosa.
Ejercicio, salí a caminar, descansar, tomá aire, comé algo dulce.
Pero no lo quemes que después no prende.
Buenas noches y buen descanso!


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *