Descubrí a Raquel Lily en Twitch cocinando con una amiga. Me refiero a ella, no a mi. Yo estaba en mi escritorio repasando algunos pendientes en la compu después de haber dado las clases del viernes y finalizando otra linda semana de trabajo. Sobre todo de trabajo creativo en el espacio de coworking que tenemos en mi canal de Twitch.

Raquel tenía mucha gente en su stream y la curiosidad instintiva empujó mi dedo izquierdo sobre el mouse. De entrada me llamó la atención su impronta, la relación con su tribu, la onda. Observé que hacía música, así que rápidamente fui a escucharla. Primero en YouTube, buscador por excelencia, encontré el video de su tema “Mary” y… no pude despegarme hasta el último minuto.

Lo siguiente fue volver a Twitch y ver un VOD (video on demand), o sea, un stream anterior, en el que Raquel estaba tocando. Y fue la confirmación de mi primera sensación al verla. Definitivamente me gustaba. Quería escuchar más, saber más. Fui a leer sus paneles (la parte de la plataforma donde colocamos info y links sobre quienes somos y qué hacemos), también la googleé y busqué su música en Spotify.

Esta joven filipina residente de Atlanta, con un título en Neurobiología, Fisiología y Comportamiento, había empezado como gamer en Twitch, mientras estudiaba, trabajaba para un estudio de abogados y subía algún tema a Soundcloud. 

El arte había sido parte de su vida siempre, gracias a su hermano que no la había dejado soltarlo a pesar de los malos pronósticos que sus padres, no muy distintos a la mayoría, hacían sobre la elección de una vida artística.

“Decidí ser siempre creativa en mi vida, sin importar lo que fuera, lo que esencialmente me llevó a tener las agallas para ir tras ello.” dijo en una entrevista.

La actualidad de su hermano como director de cine independiente o la de ella como artista musical streamer, se parece mucho a los días de su infancia en que se la pasaban dibujando, escribiendo, escuchando música, pintando y haciendo del arte y la creatividad, su cotidianeidad.

Raquel Lily, así como Jonna Jinton, a quien dediqué el post anterior, son ejemplos concretos de este nuevo modelo de conexión entre creadores-arte-destinatarias(os). La concepción de Marketing de Seth Godin. La definición de líder de Simon Sinek. 

Si la palabra influencer se asocia con las personas que obtuvieron notoriedad en internet haciendo básicamente… nada, no es la que usaría para nombrar a estas personas. Prefiero llamarlas creadoras. Personas que elijen una vida creativa.

También Raquel repartía su tiempo entre su trabajo artístico, creativo, y su trabajo “cog” según la categorización sethgodiana. Pero aún de este último, según cuenta en la misma nota, sacó cosas para aplicar en el trabajo que era realmente importante para ella. Aprendió cuestiones administrativas, legales, relacionadas con el hecho de montar un negocio, de modo que cuando el suyo empezó a ser una realidad, Raquel tuvo las herramientas necesarias para dirigirlo.

Pero nada de todo eso, ninguna técnica de negocio, estrategia publicitaria (para mantener indemne la palabra marketing y hablar con propiedad), habrían podido traerla a este presente en el que ya no necesita trabajar en el negocio de otro para sobrevivir o, mejor aún, para tener la vida creativa que quiere tener.

Lo que la trajo acá son las miles de horas que pasó con su audiencia, su tribu, sus compañeres de juego online, sus primeros fans, esa comunidad con la que pasa aún hoy muchas horas a la semana charlando y compartiendo su música en vivo. Esa comunidad que sostiene directamente su vida elegida. Sin intermediarios. Con bits, subs, cheers, tips, merch, plays de Spotify, tickets, etc. Autogestión 100% dice orgullosamente.

A Raquel le gusta mucho cocinar. Y le divierte compartirlo en las historias de Instagram,   también. Pero su trabajo empezó antes de que Instagram existiera. Su trabajo fue no abandonar. Mostrarse con su arte constante y pacientemente en el mismo lugar durante mucho tiempo y armar la ronda, su ronda. Una ronda de personas conectadas con su música y entre ellas a través de ese gusto en común. La ronda que le permite tener la vida creativa que eligió tener hace mucho tiempo.

De otra Raquel, Raquel Echanique, street artist from Ecuador


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad